Páginas vistas en total

jueves, 23 de junio de 2016

LA SABIDURÍA

El policía enfrenta a diario situaciones complejas, muchas veces violentas y bajo presión debe tomar decisiones inmediatas que afectan derechos y la integridad física de las personas involucradas. El policía tiene escaso margen de error en su función.
Para resolver esas situaciones, el policía necesita sabiduría. Una de las acepciones de la palabra es "facultad de las personas para actuar con sensatez, prudencia y acierto". La Biblia menciona 2 tipos de sabiduría: la humana y la que viene de Dios.
He visto a muchos policías usar la sabiduría humana, ante una situación que debe resolver, aparece el policía astuto, hábil, listo, que resuelve el problema como para salir del paso, en la jerga policial se le dice "sacar de taquito" la situación. Siempre es una solución precaria que busca sacarse la situación de encima y no resolverle el problema a la persona que se acercó al policía en busca de una solución.
Pero la sabiduría no es algo que se consigue con la simple acumulación de conocimiento, la sabiduría que obtiene resultados correctos ante una situación conflictiva, es la que viene de Dios.

La carta de Santiago 3:17 dice: "Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacifica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía"

Es pura por que esta exenta de motivaciones ocultas o egoístas, libre de engaño, no está contaminada de segundas intenciones. Pacífica porque trabaja activamente para superar el conflicto, amable porque si bien aplica una ley para restablecer el orden, sabe mantener el equilibrio entre la justicia y la misericordia. La sabiduría de lo alto es benigna porque no es rígida ni insensible, está dispuesta a escuchar y contemplar la situación para buscar la mejor solución, llena de misericordia porque se manifiesta en una ayuda práctica, no es hipócrita porque no se disfraza para ocultar la verdadera realidad y sin incertidumbres porque da seguridad en lo que se está haciendo, se piensa, se elige un curso de acción y se lo mantiene.
La sabiduría de lo alto es la que busca satisfacer plenamente la demanda del ciudadano que se acerca al policía en busca de ayuda y es la que genera lazos fuertes con sus compañeros de fuerza para formar un equipo que trabaja cada día buscando el bienestar de la sociedad.
Dice Proverbios 2:6 "Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia"

Busquemos la sabiduría de lo alto, porque es la nos va a satisfacer plenamente y llevará solución a nuestro prójimo.

1 comentario:

germillie dijo...

Me gusta esta reflexión