Páginas vistas en total

sábado, 21 de abril de 2012

ESFORZADOS Y VALIENTES

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que vayas" (Josué 1:9)

Cuando murió Moisés, Jehová habló a Josué y le encomendó que conduzca al pueblo de Israel a la tierra prometida. Dios le indica con claridad a Josué cual iba a ser su misión y le promete "nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo, no te dejaré ni te desampararé" (versículo 5). Dios le promete la victoria sobre todos los obstáculos en esa difícil misión que le encomendaba, que hermosa promesa, que está vigente para nosotros en nuestras vidas. Dios solo le manda a Josué "que se esfuerce y que que sea valiente". Nosotros, los policías, conocemos perfectamente el concepto de "mandar", "orden", "obedecer". Para poder obedecer la orden de Dios, primero debemos reconocerlo como nuestro Señor. El esfuerzo y la valentía para enfrentar la situación, deben ser el fruto de la obediencia a Dios, en la confianza en su palabra. Los policías tenemos una tendencia en confiar en nuestras propias fuerzas, en nuestra preparación, nuestro "olfato" de policía.
El trabajo del policía es esforzado, incomprendido, riesgoso, no tiene horarios, exige una entrega total, cada día enfrenta situaciones de angustia, violencia, y no tiene margen de error. Para cumplir esa misión, al igual que Josué, debemos aceptar a Dios como nuestro Comandante, tenemos que ser esforzados y valientes. No solo hablo del esfuerzo físico para soportar largas jornadas de trabajo, enfrentar luchas físicas, sino también del esfuerzo de hacer siempre lo correcto, de defender siempre la verdad y la valentía de reconocer nuestras limitaciones y enfrentar todas las situaciones con la confianza de que el mismo Dios que le dio la victoria a Josué, nos la dará también a nosotros.
No temer ni desmayar en ninguna situación por compleja que parezca, mantener la calma y el equilibrio emocional es facil cuando sabemos que nadie nos puede hacer frente porque Dios, asi como estuvo con Moisés y con Josué, está con nosotros, no nos deja ni nos desampara. Si el Comandante de nuestra vida es Dios, la victoria está asegurada.

2 comentarios:

martin ricardo Papponetti dijo...

Exelente, hermano, en la Fe, muy bueno, la Palabra no vuelve vacia, nos conmueve hasta lo profundo de nuestro ser, ese legado que Dios nos dejo, es hermoso cuando obedecemos , y nos ponemos en la brecha, como decia Ud. nosotros sabemos de obediencia, cuanto mas si Obedecemos Supremo, le mando un gran abrazo y ojala nos encontremos en algun Evento , bendiciones a Ud. y su familia , de tandil , prov. Bs. As. Martin Ricardo Papponetti.

Micaela Vazquez dijo...

Amen , dios los bendiga muchas gracias por compartir con nosotros...Uruguay Montevideo